viernes, 23 de noviembre de 2007

LOS FRAILES SIN CABEZA


LOS FRAILES SIN CABEZA

Hace mucho tiempo, los habitantes del pueblo viejo caminaban y se reunían en la plaza Santa Catalina hoy plaza de armas de la ciudad de Juliaca. Los noctámbulos pasaban forzosamente por esta plaza, en las esquinas algunas personas conversaban en pequeños grupos sobre los últimos acontecimientos de creación de la provincia de San Román con su capital Juliaca.
En una de estas noches, un grupo de amigos que tenían por costumbre dialogar en las esquinas por varias horas, de pronto escucharon, un ruido de espanto, un chirrido áspero y fuerte que helaba hasta los huesos.
Los noctámbulos se pararon contra la pared para percatarse de lo que sucedía y de dónde procedía el espantoso ruido; paulatinamente se les iba apoderando el temor y el susto natural, les iba invadiendo el temor corporal, involuntariamente se movían sus cuerpos, comenzaron a palidecer y los latidos del corazón fueron en aumento; el alumbrado deficiente no facilitaba la visión, el cielo encapotado era otro obstáculo.
De pronto se despejaron las nubes y dejaron un claro en el cielo, la luna llena, alumbró a todo el pueblo viejo. Fue el momento en que las personas confundidas y miedosas, vieron con asombro y con el aliento contenido como se abría lentamente la puerta grande del templo, siempre acompañado con el ruido fuerte que crepitaba.
Pasaron unos momentos cruciales, que parecían una eternidad; en el interior primeramente se vio el humo denso del incienso que salía al exterior, trascurrieron unos minutos, y aparecieron las figuras inconfundibles de los clérigos, una veintena de ellos en columnas de dos con la capucha puesta; con paso lento, muy lento se dirigían al atrio del templo, se paraban por breves momentos, luego procedían con su caminata procesional, pasaron lentamente la calle Salaverry, para luego llegar a la plaza, el viento incesante silbaba y en otros momentos el viento pareciera que lloraba, semejante a las voces de espíritus, acompañados de aullidos de los perros malolientes y vagos.
La columna de frailes, continuaron su paso procesional, los trasnochadores no salían de su asombro, porque los cuerpos de los frailes aparentemente estaban configurados normalmente, pero las capuchas negras no abrigaban rostros ni cabezas.
A la altura de la antigua pileta de fierro que existía en el centro de la plaza, los nocherniegos se restregaban los ojos y atónitos se percataron que los frailes no tenían cabezas.
El viento seguía con sus silbidos raros, a veces el murmullo del viento parecían quejidos, también se escuchaba el bisbiseo de los rezos casi ininteligibles, con voces roncas y entrecortadas; el grupo religioso en columna de dos se acercaba lentamente al colegio San Román, los trasnochadores fueron testigos y vieron como la puerta del colegio se abría lenta y misteriosamente.
Los frailes siempre en columna de dos se introdujeron pausadamente, rezando guturalmente y en igual forma la puerta se cerraba automáticamente, sin que ningún mortal lo hiciese.
Recuperados del susto, las personas que presenciaron todo lo acontecido en la plaza Santa Catalina, percibían en el ambiente una bruma desacostumbrada, con olor penetrante de incienso y sahumerios, acompañado del viento que parecía quejidos, con silbidos nunca antes escuchados, estos se persignaron y rezaron en voz baja.Alguien dijo, esta visión de los frailes sin cabeza, es una señal de progreso para Juliaca, pero antes del progreso acontecerían protestas, luchas y muerte, mucha pena y sufrimientos y el pueblo en su conjunto se levantaría con los brazos en alto.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

esta muy bueno este relato de los frailes sin cabeza , de lo cual abla de nuestra ciudad juliaca culla historia me gusta

Anónimo dijo...

Joder ahora si te pasaste viejo frailes sin cabeza pucha una estupides asi nunka pense llegar a vivir para escuchar tremenda estupides si kerias hacerlo interesante tu cuentito minimo aumenta ps k los patas se murieron o si no k de las canpanas de la iglesia saliron gargolas no se loko algo k de chiste ps no k de asco leerlo sabes dedicate a otra cosa man ...!!! xD atentamente ???

Anónimo dijo...

sigue contando mas cuentos

victor de la cruz dijo...

Muy buena historia
Es increible